Historia de España

Start here

El proceso revolucionario 1934-1936 y la actitud de los gobiernos de Azaña y Casares

Interesante analisis sobre el inicio de la Guerra Civil

Verdades Ofenden

Image

Actualmente está en marcha una campaña sobre las atrocidades de la guerra civil y la represión de la posguerra. Una campaña con mucho dinero público y que está produciendo gran número de libros, artículos, reportajes, congresos y comentarios en los medios de masas. Una campaña bien orquestada, aunque ello no significa que sea mala, pues también hay campañas para fomentar la higiene o la prudencia en carretera. Pero creo que ésta es mala, por cuatro razones:

.-En primer lugar quiere reducir la cuestión de la guerra a la de la represión: a eso reduce su «memoria histórica».

.-En segundo lugar se centra en la represión practicada por las derechas, tratando de olvidar la de las izquierdas.

.-En tercer lugar omite el terror entre las mismas izquierdas, que causó numerosas torturas y asesinatos.

.-Finalmente quiere hacernos creer que uno de los bandos defendía la democracia, en concreto el del Frente…

View original post 1,695 more words

Advertisements

Persecución Religiosa en la II República

Hoy vamos a adentrarnos en uno de los capítulos más negros de la historia reciente de España, y que sorprendentemente tiene lugar durante la II República. Ese periodo que muchos hoy tratar de mitificar como una democracia utópica, que iba cambiar a España transformandola en una democracia rica y avanzada, a la que los poderes facticos destruyeron.
Para no tratar de ser reiterativo, solo voy a citar a dos eminentes socialistas para poner de manifiesto el grado de idolatría con el que la izquierda habla de la II República. El primer ejemplo viene de la mano del ex-presidente Sr. Rodriguez Zapatero, el cual decía:

“La II República fue un período de sueños y lágrimas” Presidente Sr. Rodriguez Zapatero en el Congreso de los Diputados (Agencia Efe. 05/04/2006)

El segundo ejemplo nos lo proporciona el inefable el ex-Presidente del Congreso, Sr. Bono, quien incluía a la II República en los 19 años de democracia que han existido en España en los 166 años que separan 1812 y 1978.

“Dictadores, monarcas y generales poco patriotas proporcionaron el triste resultado de que en los 166 años que van de la Constitución de Cádiz a la proclamación de la Constitución vigente, el pueblo español solo haya disfrutado 16 años completos de libertad” Discurso del Presidente del Congreso, Sr. Bono, en la conmemoración del bicentenario de la constitución de las Cortes de Cadiz de 1810. (Libertad Digital. 24/09/2010)

Esa misma República que la izquierda trata de reivindicar como un periodo de “sueños y lágrimas”, como una brisa democrática que permitió a los españoles disfrutar de 5 años de democracia fomentó, instigó, permitió y cometió la mayor persecución religiosa que ha sufrido la Iglesia Católica en el siglo XX.

En la persecución religiosa ocurrida en España en los años 30 del pasado siglo se distinguen dos etapas:

1. Etapa primera: La acaecida desde el mes de mayo de 1931 hasta el 18 de julio de 1936. Este periodo comienza justo al mes de ser proclamada la II República, con la quema de iglesias y conventos, y continuará con las expropiaciones de los bienes de la Iglesia y disolución por orden gubernativa de las órdenes religiosas.

2. Etapa segunda: La sucedida durante la Guerra Civil, desde el 18 de julio de 1939 hasta el 31 de marzo de 1939, en la zona republicana, omitiendo y prescindiendo de las acciones represivas de tipo político y social habidas tanto en zona republicana como en la nacional.

Durante la segunda etapa fueron asesinados 6.832 religiosos [1]:

  • 12 obispos
  • 4.172 sacerdotes y seminaristas
  • 2.365 religiosos
  • 283 religiosas

La cifra que se escapa a toda contabilización es la cifra de seglares asesinados por su militancia religiosa, pero se cifra en miles.

Introducción

El 14 de abril de 1931 los republicanos tras vencer en las grandes ciudades durante las elecciones municipales, proclaman la Segunda República española de forma unilateral. Ante esta proclamación, el gobierno dimite, las fuerzas del orden no reprimen el levantamiento republicano y el rey Alfonso XIII se exilia a Francia sin renunciar a sus derechos. Tras la salida del Rey, se constituye un Gobierno Provisional presidido por Niceto Alcalá Zamora y formado por los líderes de los partidos firmantes del Pacto de San Sebastián (acuerdo entre republicanos, movimientos obreros, etc. en contra de la dictadura de Primo de Rivera y a favor de la República), cuyo objetivo es gobernar España hasta que se convoquen elecciones generales.

“El Gobierno provisional de la República ha tomado el poder, sin tramitación y sin resistencia ni oposición protocolaria alguna; es el pueblo quien le ha elevado a la posición en que se halla y es él quien en toda España rinde acatamiento e inviste de autoridad. En su virtud, el presidente del Gobierno provisional de la República asume desde este momento la Jefatura del Estado, con el asentimiento expreso de que las fuerzas políticas triunfantes y de la voluntad popular, conocedora, antes de emitir su voto en las urnas, de la composición del Gobierno provisional. Interpretando el deseo inequívoco de la Nación, el Comité de las fuerzas políticas coaligadas para la instalación del nuevo régimen designa a don Niceto Alcalá Zamora y Torres para el cargo de Presidente del Gobierno provisional de la República(…)” Preámbulo del Decreto que designaba presidente a Alcalá Zamora [2]

Cuando se proclama la República la cuestión religiosa estaba en el centro del debate sobre la configuración del Estado. En el Gobierno Provisional existían distintas posturas sobre cómo se debía articular la separación Iglesia-Estado. Así, mientras la derecha republicana, encabezada por Niceto Alcalá Zamora defendía un laicismo moderado, el PSOE abogaba por un laicismo radical que privase a la Iglesia de cualquier medio que le permitiese ejercer su hegemonía social y cultural, especialmente prohibiendola el ejercicio de la educación [3]. La Iglesia había aceptado al nuevo régimen por expresas instrucciones de Roma al nuncio apostólico Tedeschini. [4].

Durante la discusión del artículo 26 [5] de la constitución de II República, el ministro de la Guerra, Manuel Azaña, y que será el futuro presidente del gobierno provisional de la República, declara en el congreso de los diputados:

“La premisa de este problema, hoy político, la formulo yo de esta manera: España ha dejado de ser católica; el problema político consiguiente es organizar el Estado en forma tal que quede adecuado a esta fase nueva e histórica el pueblo español” Sesión de Cortes. 13 de octubre de 1931 [6]

Lo que en principio parece un paso hacia la separación Iglesia-Estado acabará siendo una de las simientes de la Guerra Civil, ya que el artículo 26 no establecerá las base de un estado laico sino un estado anticlerical. La lectura detenida de este articulo nos permite intuir que el fin último es la eliminación de las órdenes religiosas y el clero, al eliminar y prohibir su sustento económico. Este artículo supuso que las confesiones religiosas estarían sometidas a una ley especial; la disolución de las órdenes que obliguen a mantener fidelidad distinta a la del Estado; prohibición de ejercer el comercio; de ejercer la enseñanza; rendir cuenta de sus actividades económicas…[7]

Primera etapa de la persecución religiosa (1931-1935)

El domingo 10 de mayo se inauguró en Madrid el Círculo Monárquico, destinado a organizar a los leales a Alfonso XIII para la próxima campaña electoral. Realizada la elección del Comité ejecutivo de la entidad, alguien puso en marcha un gramófono y pronto sonaron los acordes de la Marcha Real. Abajo, en la concurrida calle de Alcalá, comenzaron a formarse corrillos de irritados republicanos. Encrespados los ánimos, algunos viandantes intentaron forzar las puertas del inmueble. La extensión del falso rumor de que los monárquicos habían matado a un taxista en el forcejeo aumentó la tensión y, finalmente, obligó a intervenir a la fuerza pública, que detuvo a varios de los directivos del Círculo. No contentos con ello, los republicanos se dirigieron en manifestación hacia el edificio del diario monárquico ABC, con intención de incendiarlo. La Guardia Civil logró evitar el asalto, pero en los violentos enfrentamientos murieron dos personas y varias más resultaron heridas, y ello contribuyó decisivamente a preparar la “quema de conventos” del día 11. [8]

Iglesia de los Jesuitas en Madrid, incendiada por las turbas

Iglesias Jesuitas Madrid ardiendo

En esa jornada, grupos de incontrolados incendiaron nueve iglesias, conventos y colegios en la capital sin que el Gobierno, desbordado por los acontecimientos, se atreviera a usar las fuerzas del orden para detenerlos. Cuando por fin se proclamó el estado de guerra en Madrid, los disturbios se habían extendido. Durante tres días, en Málaga, Sevilla, Córdoba, Cádiz, Alicante, Valencia y otras ciudades ardieron más de un centenar de edificios religiosos, fueron asaltados periódicos y círculos recreativos relacionados con la derecha monárquica.

Imágenes diferentes iglesias quemadas en Málaga

Iglesias quemadas en Málaga

La complicidad del Gobierno republicana fue admitida años después por Antonio Maura, ministro de Gobernación cuando sucedieron los sucesos de mayo del 31, asegurando que se impidió actuar a las fuerzas de orden público para detener la quema de iglesias y conventos. Según Maura, la frase usada por un ministro del gobierno fue:

“Todos los conventos de España no valen la vida de un republicano. Si sale la Guardia Civil, yo dimito” [17][18]

La gravedad de estos atentados obligó a eminentes intelectuales que apoyaban a la República, organizados en la Agrupación al Servicio de la República, a condenar los hechos:

”Quemar conventos e iglesias no demuestra ni verdadero celo republicano ni espíritu de avanzada, sino más bien un fetichismo primitivo o criminal que lleva lo mismo a adorar las cosas materiales que a destruirlas” Artículo publicado en El Sol el 11 de mayo, firmado por Gregorio Marañón, José Ortega y Gasset, R. Pérez de Ayala [9]

En el año 1933 el ex-ministro Antonio Goicoechea pronunció un discurso en el frontón euskalduna donde puso en tela de juicio a aquellos que niegan la persecución religiosa [19].

Segunda etapa de la persecución religiosa (1936-1939)

Si ya antes del inicio de la Guerra Civil, la Iglesia fue objetivo prioritario de destrucción por los partidos de izquierdas, durante la guerra ese ataque furibundo se incrementará alcanzando el paroxismo en el primer año de la guerra, cuando se produjeron la mayorías de las víctimas de la persecución religiosa. Así el 1 de julio de 1937, los sacrificados alcanzaban ya la cifra de 5.839. Siendo el mes de agosto de 1936, el mes con mayor número de asesinados con más de 1.650: una media de 53 por día [10].

Un ejemplo de esta obstinación con la Iglesia lo tenemos en el primer mes de la contienda, cuando Andrés Nin -jefe del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista)- en un discurso pronunciado en Barcelona el 8 de agosto de 1936, no tuvo inconveniente alguno en declarar:

“Había muchos problemas en España… El problema de la Iglesia… Nosotros lo hemos resuelto totalmente, yendo a la raíz: hemos suprimido los sacerdotes, las iglesias y el culto””.[11]

Muchos pensaran que esta palabras se enmarcan en la retórica de un mitin político; sin embargo, Manuel de Irujo Ollo -dirigente del Partido Nacionalista Vasco y ministro sin cartera (septiembre 1936-mayo 1937) en los dos Gobiernos de Largo Caballero, y ministro de Justicia en el gabinete de Negrín (18 de mayo de 1937)- en una reunión del gobierno celebrada en Valencia el 9 de enero de 1937, presentó un Memorándum sobre la persecución religiosa que contenía el siguiente análisis [12]:

La opinión del mundo civilizado observa con extrañeza que conduce a la repulsión la conducta del Gobierno de la República que no ha impedido los acusados actos de violencia y que consiente en que continúen en la forma y términos que expuestos quedan. La ola revolucionaria pudo estimarse ciega, arrolladora e incontrolada en los primeros momentos. La sistemática destrucción de templos, altares y objetos de culto ya no es obra incontrolada. Mas la participación de organismos oficiales en la transformación de los templos y objetos de culto para fines industriales, la prisión confinada en las cárceles del Estado de sacerdotes y religiosos, sus fusilamientos, la continuidad de sistema verdaderamente fascista por el que se ultraja a diario la conciencia individual de los creyentes en la misma intimidad del hogar por fuerzas oficiales del poder público, todo ello deja de tener explicación posible, para situar el Gobierno de la República ante el dilema de su complicidad o de su impotencia, ninguna de cuyas conclusiones conviene a la política exterior de la República y a la estimación de su causa ante el mundo civilizado. Manuel de Irujo y Ollo. Ministro sin cartera. 7 de enero de 1937

Será gracias a la influencia de Manuel de Irujo y otros católicos vascos en el gobierno de Juan Negrin lo que permitirá reiniciar el culto en las iglesias a partir de mayo del 37, abriendo un periodo de menor persecución sobre los católicos en la zona republicana [13].

Sin embargo, esto no deja de ser un espejismo, con el comienzo del año 38 se recrudecerán las ejecuciones de los religiosos y seglares retenidos en las cárceles republicanas, como fue el caso del sacerdote José Masip y 16 católicos acusados de delitos políticos (alta traición), fusilados el 27 de mayo de 1938 [14 y 15].

Nota: Recomiendo leer el memorándum de Manuel de Irujo en su totalidad ya que, como expresa el autor del mismo, contradice a todos aquellos autores que han justificado la represión en el bando republicano frente a la sucedida en el bando nacional basandodpse en que la primera fue espontánea y desde abajo; frente a la segunda, que fue planificada y dirigida por el gobierno como plan de exterminio y terror [16]. Como es costumbre en los últimos años, volvemos a observar la división entre buenos y malos en los revisionistas de la Guerra Civil, hecho ya denunciado por Stanley Payne.

Bibliografía

[1] Vicente Cárcel Ortí. La persecución religiosa en España durante la Segunda República, 1931-1939. 2ª edición 1990. P 234
[2] http://es.wikipedia.org/wiki/Primer_Gobierno_Provisional_de_la_Segunda_República_Española
[3] http://es.wikipedia.org/wiki/Cuestión_religiosa_en_la_Constitución_española_de_1931
[4] http://www.arbil.org/(88)rubi.htm
[5] http://es.wikisource.org/wiki/Constituci%C3%B3n_de_la_Rep%C3%BAblica_Espa%C3%B1ola_de_1931:_T%C3%8DTULO_III
[6] http://www.segundarepublica.com/index.php?opcion=6&id=43
[7] http://www.larazon.es/noticia/el-fracaso-de-azana-fue-la-iglesia
[8] http://www.artehistoria.jcyl.es/histesp/contextos/7181.htm
[9] http://www.segundarepublica.com/index.php?opcion=6&id=30 y http://sauce.pntic.mec.es/~prul0001/Textos/Texto%204%20tema%20XIII.pdf
[10] Vicente Cárcel Ortí. La persecución religiosa en España durante la Segunda República, 1931-1939. 2ª edición 1990. P 108
[11] Andreu Nin. La revolución española. (1930-1937).P 234
[12] http://es.wikisource.org/wiki/Memorandum_del_Ministro_Irujo_sobre_la_situaci%C3%B3n_de_la_Iglesia
[13] Vicente Cárcel Ortí: La persecución religiosa en España durante la Segunda República, 1931-1939. Ediciones Rialp, 1990 p. 292
[14] Gonzalo Redondo Galvez: Historia de la Iglesia. Editorial Estudio 5, 1993 p. 477
[15] http://hemeroteca.lavanguardia.es/preview/1938/05/28/pagina-2/33126382/pdf.html
[16] http://www.sbhac.net/Republica/Victimas/Matanza.htm
[17] Miguel Maura, discurso en el Cine de la ópera el 10 de enero de 1932. Citado por J. Tusquets, Orígenes de la Revolución española, Barcelona 1932, pág. 105 y ss.
[18] http://books.google.es/books?id=12GIJ5MmA1IC&pg=PA108&lpg=PA108&dq=miguel+maura+discurs+cine+opera&source=bl&ots=Zm5C5AxIpI&sig=nc1HvwFR80lqkT-v4mbDAYsCCWY&hl=es&sa=X&ei=1_UKUfnVA4-HhQeEtIDgAg&ved=0CDEQ6AEwAA#v=onepage&q=miguel%20maura%20discurs%20cine%20opera&f=false
[19] http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1933/01/31/023.html

Documentos recomendados

1. Excelentes bitácoras sobre la persecución religiosa durante la II república http://persecucionreligiosaes.blogspot.com/ y http://www.persecucionreligiosa.es/

2. Interesante análisis sobre el discurso de Azaña: http://www.recursosacademicos.net/web/2010/04/03/discurso-de-manuel-azana-sobre-el-articulo-26-de-la-constitucion-13-10-1931/

3. Historia de un mártir de la persecución religiosa durante la Guerra Civil beatificado: http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Sáez_de_Ybarra

La España moderna y la Constitución de 1812

El 27 de octubre de 1807, Manuel Godoy, valido de Carlos IV, plasma su firma en un tratado que marcará el futuro de España dando pie al mayor episodio del patriotismo español y al nacimiento de la primera constitución del Reino de España, el infame tratado se denomina Tratado de Fontainebleu.

El objetivo de Napoleón es invadir Portugal y desmembralo en tres partes, una de ellas para España, como castigo a su osadía de ayudar a Inglaterra a romper el bloqueo continental impuesto por Napoleón. Para alcanzar su objetivo necesita que sus tropas atraviesen España. Así el 18 de octubre de 1807, unos días antes de la firma del Tratado de Fontaineblu, 30.000 soldados al mando de Junot cruzan el Bidasoa.(1)

La Familia Real de Carlos IV se traslada a Aranjuez en marzo de 1808 ante el cariz que toma la penetración de las tropas napoleónicas. Será en esa localidad donde, el 17 de marzo, ante los rumores de la huida de la Familia Real, el pueblo asalte el palacio de Godoy en busca de este (17 de marzo de 1808). El motín concluye con la abdicación de Carlos IV en su hijo Fernando IV “el Deseado”.

Ante el cambio de monarca, Napoleón convoca a la Familia Real a Bayona, donde los retiene, obligando a Fernando VII a abdicar en su padre, el cual, previamente, había cedido los derechos dinásticos a Napoleón. Así, José Bonaparte se convierte en rey de España.

Mientras en España, el ejercito francés empieza a tomar posiciones en las capitales de provincia y a controlar las vías de comunicación. El pueblo comienza a organizarse en las Juntas de Defensa ante el vacío de poder.

El día 2 de mayo de 1808, en la ciudad de Madrid ocurrirá un hecho que prenderá la llama de la insurrección frente al “francés”. Esa mañana, en el Palacio Real una escolta francesa están preparando a los Infantes para trasladarlos a Bayona, la multitud comienza a atacar a los soldados al grito “se llevan a los niños”, se produce entonces la carga de los mamelucos, soldados egipcios que acompañan a las tropas napoleonicas desde la expedición a Egipto, con el consiguiente baño de sangre, pero las bajas son altas en los dos bandos, a pesar de que existe una gran desigualdad de fuerzas (2). Es el comienzo de la Guerra de la Independencia (1808-1813), así como de la represión napoleonica en España, reflejada con toda su realidad en los fusilamientos del 3 de mayo por el genial Goya.

 

 

 

 

 

 

 

“La carga de los Mamelucos” (1814) F. de Goya. Museo del Prado. Madrid     y     “Los fusilamientos del 3 de mayo” (1813) F. de Goya. Museo del Prado. Madrid

Ante el vacío de poder en España, la familia real esta presa en Bayona, Napoleón nombra rey de España a su hermano José Bonaparte, vulgarmente conocido como “Pepe botella”. Paralelamente, los patriotas españoles se organizan alrededor de las Juntas Provinciales de Defensa, coordinadas por la Junta Central o Junta Suprema Gubernativa, constituida el 25 de septiembre de 1808.

En 1809, la Junta Central, ante la presión de los ejércitos napoleonicos, se ve obligada a moverse desde Aranjuez hasta Sevilla. Será en esta ciudad donde se redacta un Real Decreto que abrirá el periodo constituyente para crear las Cortes Generales, serán estas Cortes, las que asediadas en la isla del León de Cadiz, y ante representantes de las Españas de ambas orillas del Atlantico publicaran la primera Constitución moderna de España en 1812.

Transcribo el preámbulo de la Constitución de 1812 (3) por su alto valor moral y gran contraste frente a la deriva de la sociedad española del siglo XXI:

En el nombre de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo autor y supremo legislador de la sociedad.

Las Cortes generales y extraordinarias de la Nación española, bien convencidas, después del más detenido examen y madura deliberación, de que las antiguas leyes fundamentales de esta Monarquía, acompañadas de las oportunas providencias y precauciones, que aseguren de un modo estable y permanente su entero cumplimiento, podrán llenar debidamente el grande objeto de promover la gloria, la prosperidad y el bien de toda la Nacional, decretan la siguiente Constitución política para el buen gobierno y recta administración del Estado.
 
 

 

Aunque el periodo constitucional que inauguran las Cortes Generales reunidas en Cadiz es efímero (2 años), el retorno de Fernando VII, a pesar de que este jurara la Constitución, traerá la anulación de la Constitución y el retorno al Antiguo Régimen. Lo que ni el Rey ni nadie podrá cambiar son los aires de renovación de las estructuras del Estado que se han colado en España y que marcaran el devenir de la Nación en el siglo XIX y el XX, a pesar, de ciertos pasos atrás.


Promulgación de la Constitución de 1812. Salvador . Museo de las Cortes Cádiz.

 

Más información:

http://es.wikipedia.org/wiki/Constitución_española_de_1812
http://www.constitucion1812.org/index.asp
http://www.bicentenario1812.com

 

Bibliografia

(1) Historia del levantamiento, Guerra y Revolución de España, de José María Queipo de Llano, Paris, 1838. En Google Books

(2) Villapalos G.; San Miguel E. Momentos decisivos de España. Ed. LibrosLibres ISBN 84-96088-92-8

(3) Constitución española de 1812.

La España visigoda

HISPANIA ROMANA

España como entidad geográfica que engloba a la península ibérica aparece ya reflejada por los griegos, que la denominan Iberia, mucho antes que los romanos se asomasen fuera de la península itálica (ver etimología de la palabra España) .

La mayoría de la naciones europeas modernas tienen su raíces asentadas en la división administrativa romana. Así uno de los anhelos de las monarquías hispánicas a lo largo de los siglos, tras la caída del Imperio Romano, ha sido la restitución de la Diocesis Hispaniarum.

La conquista y colonización romana de la península ibérica es una empresa que dura  dos siglos, del 218 a.c. al 19 a.c.;  a diferencia de la conquista de las Galias (De Bello Gallico), que duro 7 años, aunque nadie lo diría leyendo las aventuras de “los irreductibles galos” de R. Goscinuy y A. Uderzo.

La Hispania romana se divide desde el 19 a.c. en tres provincias:

– Tarraconensis

– Baetica

– Lusitania

Con la reorganización imperial de Diocleciano en el 298 d.c., la península ibérica se constituye en Diocesis Hispaniarum (298-409 d.c.), dividida en 5 provincias (se divide la provincia Tarraconensis en tres):

– Gallaecia

– Carthaginensis

– Tarraconensis

– Baetica

– Lusitania

División provincial de Diocleciano en 298, con cinco provincias a las que se añade laTingitana para constituir la Diocesis Hispaniarum

Hispania proporcionará al Imperio tres emperadores (Maximo, Teodosio I) y varios pensadores, entre ellos el gran Séneca.

Así la Hispania Romana define cuatro elementos muy importante del término nación: lengua (el latín es la madre del Español), la cultura, la legislación (el Derecho Romano es la base del Derecho actual) y el ámbito territorial.

HISPANIA VISIGODA

Con la decadencia del Imperio Romano, la Diocesis Hispaniarum se ve sometida a la invasión de diferentes pueblos germánicos.

La luchas intestinas entre los pueblos germánicos (suevos y godos, principalmente) por el control de la península ibérica tocan a su fin con el reinado de Leovigildo (569-586 d.c.); durante su reinado los Suevos, afincando en Galicia, son sometidos, al igual que Vascones y Cántabros. Situará la capital del reino hispano-godo en Toledo. A pesar de los intentos del rey por unificar la sociedad civil dividida entre godos e hispano-romanos con la publicación del Código de Leovigildo, el reino todavía seguirá dividido a causa de la religión entre arrianos y católicos.

El fin a la división social de la sociedad hispánica a causa de la religión se logra con el reinado de Recaredo (586-601 d.c.), el cual aúna en su reinado tres de los elementos principales que configuran el reino de España: el territorio, el corpus legal y el catolicismo.

Así en el 587 d.c., un año después de asumir el trono, Recaredo se convierte al cristianismo en secreto. Posteriormente, durante el III Concilio de Toledo lo hará públicamente él y todo el reino. Uno de los objetivos primordiales de Recaredo, como de todos los reyes godos fue la unificación de todos los territorios peninsulares y del norte de África, para restaurar la Diocesis Hispaniarum. El sueño de Recaredo no se logrará hasta el reinado de Suitinla (621-631d.c.) cuando se anexiona la provincia Spaniae que el Imperio de Bizancio tenía en el sur peninsular.

Conversión de Recaredo I, por el pintor Muñoz Degrain,Palacio del Senado, Madrid

Los Concilios de Toledo no solo tendrán una importante actividad ecuménica, llegando a ser el referente eclesiástico del Occidente altomedioval, también tendrán una importante actividad legislativa y organizativa del reino, la estructura, organización y sucesión de la Monarquía, principal institución del Reino.

La consolidación de la nación y el reino hispánico se ve truncada en el 711 d.c., momento en el que las tropas musulmanas de Táriq Ibn Ziyad derrotan al ejercito real del rey Rodrigo en la infame batalla del rio Guadalete. A partir de esta victoria los musulmanes conquistan casi toda la peninsula en un tiempo record, entre las causas principales de esta rápida invasión esta el desconcierto en el gobierno del reino hispano-godo por la muerte del rey en la batalla.

La invasión musulmana de la península iberica es posible por la complicidad del conde de Ceuta y otros nobles que apoyan a Agila II en la disputa del trono hispano frente a Rodrigo. Estos sujetos anteponen sus interesen personales al bien de la nación, permitiendo que las tropas bereberes atraviesen el estrecho de Gibraltar, imponente foso que defendía al reino hispano de los ataques procedentes de África. Este hecho ejemplariza una máxima de la política española desde antiguo, la anteposición de los intereses personales al bien y la seguridad de la Nación.

La Nación española

Definición de Nación (según la R.A.E.)

(Del lat. natĭo, -ōnis).

1. f. Conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo gobierno.

2. f. Territorio de ese país.

3. f. Conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común.

Se suele hacer la distinción entre el concepto nación política como ente jurídico-político y nación cultural, concepto socio-ideológico. Una nación es una comunidad humana con ciertas características culturales compartidas y que a menudo comparten un mismo territorio y Estado.

En esta entrada trataré de resumir como se forjó la Nación de todos los españoles en 5 hitos fundamentales que forjaron la Nación que gobernó el mundo durante varios siglos; a mi juicio el Imperio Español supuso en la Historia de la Humanidad un hecho tan relevante como el Imperio Romano. España como entidad acrisolada por una lengua, una cultura, una estructura jurídica  y una religión multicelular, y con un objetivo a través de

Los 5 hitos son: la Hispania Romana, la Hispania Visigoda, la España del bajomedioevo,la España de los Reyes Catolicos y la España Liberal de la Cortes de Cadiz.

El nacimiento de España: la recuperación definitiva del Reino Visigótico de España

En la España medieval, varios monarcas, principalmente leoneses y castellanos, reivindican la herencia del Reino de España (Regnum Hispaniae) fundado por los visigodos y con capital en Toledo. Pero los distintos avatares dinásticos, las disputas entre los nobles por su grados de influencia sobre la monarquías cristianas, la reivindicación del Vaticano sobre la posesiones territoriales del Reino de España, etc impiden la consolidación de los distintos intentos de unificación y refundación del Reino de España.

Batalla de Las Navas de Tolosa, de Van Halen,
Pinacoteca del Senado (Madrid)

Al igual que la batalla del Guadalete, en el 711 d.c., supuso el principio del fin del dominio hispanogodo y la instalación de la hegemonía musulmana, hay una batalla en la Reconquista que supone el punto de inflexión en esta hegemonía, la batalla de las Navas de Tolosa, en 1212. En esta batalla los príncipes hispanocristianos (Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra) junto con tropas portuguesas, de las Ordenes Militares (Calatrava, Santiago, Malta y Temple) y de cruzado de toda Europa vencen a las tropas del Imperio Almohade.

A partir de este hecho los reinos cristianos, se expandiran hacia el sur: Castilla por Extremadura y Andalucía, Aragon por el sur el Ebro hacia Valencia y Murcia y Portugal hacia el Algarve, Navarra no puede extenderse hacia el sur por la tenaza formada por Castilla y Aragón. Sólo permanecerá como territorio musulmán el Reino Nazarí de Granada.

LA ESPAÑA DE LOS REYES CATÓLICOS (RR.CC.)

Escudo de armas de los Reyes Católicos en 1492
(la heráldica de los RR.CC. se estableció en la Concordia de Segovia aunque en ese momento no incorporaba la Granada, símbolo del Reino de Granada, conquistado en 1492)

Así el devenir de la reconquista y de la historia de España tiene un punto de no retorno hacia la unificación definitiva, ese empeño que han perseguido muchos reyes cristiano desde la destrucción del reino visigótico fructificará en el año 1469; el 19 de octubre, en Valladolid se casan Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla. En el momento de la boda ambos son herederos de sus respectivos reinos, aunque Isabel tiene que luchar con Juana la Beltraneja, hija de su hermanastro Enrique IV de Castilla en la Guerra de Sucesión Castellana por el trono castellano.(1)(2).

Isabel es coronada reina de Castilla en 1474 con el nombre de Isabel I, a la muerte de su hemanastro Enrique IV, y Fernando es nombrado rey de Castilla en 1475 con el nombre de Fernando V por medio de la Concordia de Segovia. Isabel no es coronada reina de Aragón debido a que en este reino regía la ley sálica.
La concordia de Segovia es el documento que pone las base de lo que será el reinado de los Reyes Católicos: la unidad de los reinos y la paridad de ambos reyes; así surgirá el lema “tanto monta”

Árbol genealógico de la casa de Trastámara

Ambos principes pertenecen a la casa de Trastámara, que a partir de su matrimonio regirá en los dos reinos más potentes de la península ibérica y que finalizará con Juana la Loca, a la cual sucederá Carlos I, primer rey de la casa de Austria.

Aunque en ningún momento los RR.CC. se intitulan Reyes de España, sino que usan la enumeración de todos sus propiedades:

“Don fernando é dona ysabel, por la graçia de dios Rey é Reyna de castilla, de león, de aragón, de seçilia, de granada, de toledo, de valençia, de gallizia, de mallorcas, de sevilla, [de çerdeña], de córdova, de corçega, de murçia, de jahén, de los algarbes, de algezira, de gibraltar é de las yslas de canaria, conde é condesa de barçelona, é señores de vizcaya é de molina, duques de atenas é de neopatria, condes de Rusellón é de cerdania, é marqueses de oristán ó de goçiano”

Carta-puebla de Monterreal en la provincia de Pontevedra. Diploma inédito de los Reyes Católicos, Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 19 (1891), pp. 457-475

Sin embargo, sus pares de otros reinos, el Papa y distintos autores de la época los denominan Reyes de España. Así la bula Si Convenit (1496) nombra Reyes Católicos a los Reyes de España; en el Tratado de Trento (1501) se habla de los Reyes de España; Fray Ambrosio Montesino compone varias coplas durante 1485, 1502 y 1512 en los que habla de la Reina de España y del Rey de España. (2)(3)

Rendición de Granada, por Francisco Pradilla

La unidad territorial de España se logra con dos hitos, la toma del reino de Granada en 1492 y la anexión del reino de Navarra en 1512. La proyección internacional del Reino de España se logrará con el Descubrimiento de América en 1492.

Uno de los objetivos de los RR.CC. durante su reinado será reforzar el poder de la monarquía frente a la nobleza (eliminación del Estado Feudal), los fueros de las ciudades, ordenes militares, inquisiciones diocesanas, etc (4)

Los RR.CC. configuraran los limites del Reino de España, establecerán la monarquía hispánica (instaurada por la Casa de Trastámara, sucedida por la casa de Austria y, actualmente, en manos de la Casa de Borbón), impulsarán la modernización de las estructuras feudales y pondrán las bases del Imperio Español y la proyección internacional de España.

Bibliografía

(1) Rodriguez Sánchez A.; Martín J.L.; Historia de España. Vol 5 Ed. Espasa Calpe ISBN 84-670-1578-0

(2) Villapalos G.; San Miguel E. Momentos decisivos de España. Ed. LibrosLibres ISBN 84-96088-92-8

(3) Los Reyes Católicos, Reyes de España. Excelente ensayo de Santiago Cantera Montenegro publicado en la página: conocereisdeverdad.org

(4) Consultar: http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/1487.htm y http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/1484.htm

— Desde Mi Ipad

Hello world!

Hoy acabo de iniciar mi blog en wordpress, de momento, será una recopilación de post historicos de mi blog en blogger (www.durasymaduras.blogpost.com)